AMOR


Aún sigo diciendo que no te conozco? Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles,

si no tengo amor, soy como campana que suena

o címbalo que retiñe.

Y aunque tuviera el don de hablar en nombre

de Dios y conociera todos los misterios y toda la ciencia;

y aunque mi fe fuese tan grande como para trasladar montañas,

si no tengo amor, nada soy. Y aunque repartiera

todos mis bienes a los pobres y entregara mi cuerpo

a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.


El amor es paciente y bondadoso; no tiene envidia, ni orgullo,

ni jactancia. No es grosero, ni egoísta; no se irrita ni lleva

cuentas del mal; no se alegra de la injusticia,

sino que encuentra su alegría en la verdad.

Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo aguanta.

El amor no pasa jamás. Desaparecerá el don de hablar

en nombre de Dios, cesará el don de expresarse

en un lenguaje misterioso, y desaparecerá también el don

del conocimiento profundo. Porque ahora nuestro saber es

imperfecto, como es imperfecta nuestra capacidad de hablar

en nombre de Dios; pero cuando venga lo perfecto,

desaparecerá lo imperfecto. Cuando yo era niño,

hablaba como niño, razonaba como niño; al hacerme hombre,

he dejado las cosas de niño. Ahora vemos por medio

de un espejo y oscuramente; entonces veremos cara a cara.

Ahora conozco imperfectamente, entonces conoceré como Dios

mismo me conoce. Ahora subsisten estas tres cosas:

la fe, la esperanza, el amor;

pero la más excelente de todas es el amor.


(Cor 13,143)

Volver a la página principal de Web Católico de Javier

Firmar en el libro de visitas

Desde el 5 de Octubre de 1998, usted es el visitante nº del Web Católico de Javier

Subscríbase gratis a la lista de correo de Web Católico de Javier para recibir las novedades semanalmente.

eXTReMe Tracker