CHATEANDO CON EL SEÑOR

¡Hola Señor! Sé que estás ahí, pues te he visto siempre en línea y hoy quiero chatear contigo.
Sé que a veces te dejo sin admisión, otras veces me pongo no disponible y casi siempre ausente para ti, pero yo sé que tú siempre estás ahí conectado, con tu nombre en mayúsculas: JESÚS.


Sabes, Señor, sé que conoces mis angustias, todos mis problemas y... ¡cómo no me vas a conocer si tú me creaste, si en tu pensamiento nací, no hay cosa oculta para ti! Es por eso que reconozco que he sido una tonta al querer pasar desapercibida delante de tí. ¡Perdóname Señor!

Hoy quiero chatear contigo, Señor. Quiero escribirte que te quiero, que eres mi mejor amigo, darte los buenos días, cantarte una canción, extrañarte cuando no puedo verte, mandarte smileys que te hagan reír, escribirte mails y quizá contarte algo gracioso por whatsapp.  
Sé que tú me aceptas así, tal cual soy, sé que tú me amas antes de que yo te amara.

Ahora que me das de tu tiempo y puedo estar conectada contigo, quiero darte las GRACIAS por la vida que me diste, por la familia con la que me has bendecido, por mi trabajo, por la persona que está a mi lado, por las penas de las alegrías y aún por las alegrías de las penas... Por todo, GRACIAS SEÑOR.

Tengo que seguir trabajando, Señor.  Pero a partir de hoy, siempre te tendré en línea y antes que a nadie te daré los buenos días. Y al irme te diré, te veo en el camino o en casa, porque sé que Tú estás en todos lados.

Fue muy bonito poder chatear contigo, pues todas tus respuestas llevan amor, llevan misercordia y la compasión de un Padre está siempre con su hija.

Bueno SEÑOR, te dejo trabajar, sé que también lo haces aquí, estaré para lo que se te ofrezca.
Sé que a veces pides cosas que me cuestan, pero jamás me pedirías cosas que no me ayuden.
Y si me llamas y no contesto, mándame un zumbido para poder saber que eres Tú.

Tú eres el Amor más grande de mi corazón y de mi alma,
Eres quien me levanta y quien me acompaña en el camino de estos momentos llamados vida ...

Una cosita, Señor: Déjame que te pida por todos los amigos maravillosos que he encontrado por este medio. Sé que Tú los has puesto en mi camino, en mi PC y me llena de felicidad encontrarlos cada día, aquí conmigo. Bendícelos y consérvamelos como amigos míos y tuyos.
Amén.

Volver a la página principal de Web Católico de Javier

Reflexiones de valores

Firmar en el libro de visitas

Subscríbase gratis a la lista de correo de Web Católico de Javier para recibir las novedades semanales



eXTReMe Tracker