"LA PASIÓN DE CRISTO", DE MEL GIBSON

 


La pasión de Cristo, de Mel GibsonFicha técnica

Dirección: Mel Gibson.
Guión: Benedict Fitzgerald, Mel Gibson.
Fotografía: Caleb Deschanel.
Música: James Horner.
Intérpretes: James Caviezel, Maia Morgenstern, Monica Bellucci, Francesco Cabras, Rosalinda Satan, Claudia Gerini, Angelo Di Loreta.
Año: 2004

Opinión:

Mel Gibson ha realizado una magnífica película en la que ha arriesgado millones de dólares en un proyecto que le ha llevado muchos años y de los que ha sido constantemente aconsejado que no lo comenzase. Afortunadamente para todos los cristianos, no ha hecho caso y seguramente inspirado por el Espíritu Santo, ha hecho una recreación muy buena de las últimas doce horas de Jesucristo antes de la crucifixión.

La película comienza en el Huerto de los Olivos, ambientada de manera excelente en una atmósfera angustiosa y agónica, con una luz de luna llena gris azulada impecable. Los apóstoles duermen y Satanás, que aparece con mucha frecuencia durante el transcurso de la película, tienta a Jesús. La violencia de la película, cuya máxima cota se alcanza en la flagelación de Jesús atado a la columna, está orientada a provocar conversiones en el espectador, a concienciarnos de lo mucho que sufrió Jesucristo por nosotros y a concentrarnos mejor durante la Santa Misa y apreciar más su valor.

Otra secuencia espectacular es la del Señor por la vía Dolorosa, que contiene las caídas estremecedoras de Jesús cargando con la Cruz, así como los insistentes latigazos proporcionados por los soldados romanos.

La película generó polémica por su posible antisemitismo. Pues bien, yo os digo que no lo he encontrado por ningún sitio. En todas las culturas hay gente buena y mala. La Virgen María era judía, los apóstoles y el propio Jesús eran judíos, etc. En la película, se ve cómo algunos judíos fueron sobornados para congregar multitudes y manifestar su repulsa hacia Jesús. Otros protestan mientras Jesús va camino del Calvario, de que la condena al Señor es una farsa. Los Romanos son los que se ensañan en el maltrato a Jesús, con unas burlas quizás algo acentuadas en el film. Por todo esto, no veo antisemitismo alguno. Sólo se relatan las cosas tal y como ocurrieron.

La última escena de la película es sobre la resurrección. Aunque quizás es demasiado breve, sí resulta expresiva, pues se abre la tumba donde está Jesús, Él se levanta despacio con un aspecto impecable hacia la salida, de donde proviene la luz y se ve en su mano derecha la herida de los clavos.

Los actores realizan un papel magnífico, destacando el de Jesús (Jim Caviezel). El único papel que no acaba de convencerme es el de la Virgen María, puesto que su personaje no consigue reflejar la expresividad adecuada al inmenso dolor de ver padecer tanto a su hijo durante esas horas. Tampoco su rostro es el de una persona dulce, elegida por Dios en su momento para encarnar a su hijo.

Por otra parte, los escenarios escogidos son de una sobriedad perfecta y el vestuario es francamente acertado. Existen escenas, no obstante, que son difícles de entender, pero que se explican a continuación. Por ejemplo, la aparición del Demonio con un niño deforme en brazos durante la flagelación de Jesús. Su presencia incita a los torturadores al máximo de violencia y brutalidad. En ese momento, el Demonio creía que estaba ganando la batalla a Dios. O la escena en la que tanto la Virgen María como María Magdalena recogen la sangre de Jesús mediante paños, después de haber sido flagelado. Este hecho aparece en las visiones que tuvo la Venerable Ana Catalina Emmerich sobre la Pasión y que Mel Gibson ha incluído en la película, ya que él mismo es quien ha escrito el guión basándose en los evangelios sinópticos. La recogida de la sangre de Jesús, que fue derramada por nosotros, la sangre que nos salva, demuestra aquí más que un justo amor maternal hacia su Hijo, es decir, muestra que la Virgen María comprende la sacralidad de su sangre.

Para aquellos que tengan pereza a priori de leer los subtítulos de los diálogos en arameo y latín, les diré que no resulta cansado en absoluto y se han reducido al máximo puesto que el objetivo de la película está orientado más a las imágenes.

Como resumen, estoy muy satisfecho con la película y les recomiendo a todos que la vean en Semana Santa, aunque la hayan visto con anterioridad.

Autor: Javier López
Web Católico de Javier
http://webcatolicodejavier.org

 

Para entender mejor la película, te recomiendo que leas el siguiente texto:


1) ¿Qué significa la palabra “Pasión” en relación con esta película? «Pasión» significa «agonía» o «sufrimiento». La «Pasión de Cristo» se entiende generalmente que empieza con la última comida que Jesús tuvo con sus doce apóstoles (la Última Cena); continúa con su agonía y apresamiento en el Huerto de Getsemaní, su juicio ante Poncio Pilato, su azotamiento en la columna, su carga de la cruz, y termina con su crucifixión y muerte. La película solamente cubre estas horas finales de la vida de Jesús.

2) ¿Dónde tiene lugar la escena inicial de la película? En el Huerto de Getsemaní, que está situado justo a las afueras de las murallas de Jerusalén al pie del Monte de los Olivos. Hay varios olivos hoy en este huerto que tienen más de 3000 años, por tanto existieron en tiempos de Jesús, y pueden haber sido los árboles bajo los cuales Él rezó. El Huerto de Getsemaní es uno de los lugares más visitados de Tierra Santa.

3) Los cristianos hablan de la «agonía de Jesús en el Huerto». ¿Qué significa esta expresión y cuál es su sentido?
Los cristianos entienden que la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní es un dolor intenso espiritual, emocional e incluso físico. La creencia general es que Jesús, al que todos los cristianos profesan como Dios encarnado, entendió el sufrimiento profundo —o agonía— que pronto viviría y, como cualquier ser humano, fue atormentado por este pensamiento. Dijo a los tres discípulos que estaban con Él: «Mi alma está triste hasta la muerte» y oró al Padre que «si es posible pase de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Mt 26, 38.39).

4) ¿Qué significan las palabras «Dios encarnado» en relación con Jesús?
Encarnado significa que ha tomado carne. Los cristianos creen que Dios, en un momento concreto en el tiempo (cuatro años aproximadamente a.C.), tomó una carne humana (no solamente un cuerpo, sino también un alma). Era una naturaleza humana real y completa, no sólo un apariencia humana, ni una máscara, ni un «vestido». Este es el misterio de la Encarnación y la razón por la que los cristianos dan tanto énfasis a la celebración de la Navidad y, de modo creciente, a la Anunciación, momento en el que Dios se hizo hombre y fue concebido en el seno de María (cf. Lc 1, 26-38).

5) Ante de que sigamos adelante, ¿hay una evidencia seria de que Jesús existió realmente y de que los acontecimientos relatados en la película ocurrieron realmente?
Sí, hay una evidencia grande de que Jesús existió realmente y de que los acontecimientos referidos en la película sucedieron históricamente. Ningún historiador serio, ni siquiera el más profano, duda de la existencia de Jesús. Hay varias fuentes profanas que testifican la existencia de Jesús y corroboran muchos de los acontecimientos descritos en la Biblia. (Para más información sobre este punto véase la sección de Fuentes al final de este libro). Con todo, la fuente primaria de evidencia, es la Biblia misma, el libro más grande y más cuidadosamente examinado en la historia de la humanidad.

6) ¿Cómo puede ser históricamente exacto el Nuevo Testamento cuando habla de la Pasión? ¿No fue escrito mucho después de estos acontecimientos?
Los primeros libros del Nuevo Testamento (la parte de la Biblia sobre la vida de Jesús y el comienzo de la Iglesia) fueron escritos probablemente menos de veinte años después de la muerte y resurrección de Jesús. Estos libros son las cartas de san Pablo y fueron escritos a las Iglesias que ya habían escuchado básicamente la historia de la Pasión y resurrección de Jesús. La información de estas cartas refleja que Pablo y sus oyentes compartían la conciencia de los mismos datos que encontramos en los evangelios (porque todavía no habían sido escritos).
Pablo sabe que Jesús es un judío de la estirpe del rey David (Rm 1,3); que Juan Bautista era su predecesor y que había desaprobado cualquier pretensión sobre su propio mesianismo (Hch 13, 24-25); que sus discípulos principales eran Pedro, Santiago y Juan (Ga 2,9); que había predicho su vuelta «como un ladrón (1Ts 5,4); que había instituido la Eucaristía (1Co 11, 23-25); que había sido rechazado por los líderes judíos (1Ts 2, 15), juzgado por Poncio Pilato (1Tm 6, 13) y crucificado por nosotros (Ga 3,1); que fue puesto en un sepulcro (Hch 13, 29), que resucitó de entre los muertos y fue visto por muchos testigos (1Co 15,3-8), y que subió al cielo (Ef 4, 9-10). ¿Cómo sabe Pablo todo esto? Más o menos del mismo modo que tú sabes sobre la presidencia de Ronald Regan o sobre John Lennon: porque veinte años no es tanto tiempo y todavía hay muchos testigos alrededor a los que Pablo conoce personalmente. En efecto, san Pablo, al escribir a la Iglesia en Corinto, dice claramente que hubo más de 500 testigos oculares de Cristo resucitado y que la gran mayoría de ellos todavía vivían cuando él escribe (al final de la década de los 50). Y, por supuesto, Pablo mismo había visto a Cristo resucitado.Los evangelios fueron escritos un poco más tarde que las cartas de Pablo, en los años 60 y 70. Tres de ellos son el fruto de testigos de los acontecimientos (Mateo, Marcos y Juan). Lucas fue escrito por un hombre que era compañero cercano de Pablo y que tuvo múltiples oportunidades de escuchar el testimonio de gente que estaba presente a los acontecimientos registrados en su evangelio. ¿Encontrarías tú difícil de creer que alguien que no estaba presente en los acontecimientos, escribiendo hoy, pudiera ofrecer un relato exacto sobre la administración del Presidente Kennedy, basado en diversas fuentes escritas y en entrevistas con testigos oculares? Brevemente, los evangelios son relatos mucho más fiables de los acontecimientos de ministerio de Cristo, escritos muy cercanamente a los acontecimientos reales. Más aún, se corroboran recíprocamente con notable extensión, al tiempo que conservan el tipo de diferencias de énfasis que uno podría esperar en testimonios oculares reales.

7) Así pues, ¿conocía Jesús, en el Huerto, que iba a morir?
Sí. Puesto que Jesús es el Dios que todo lo conoce, Él sabía que iba a morir. Pero, porque era plenamente hombre también, sufrió una angustia terrible que anticipaba la tortura y la muerte que iba a padecer. Tú y yo, como seres humanos, poseemos una naturaleza humana. En cambio, Jesús, como Dios encarnado, posee dos naturalezas: la humana y la divina. Por tanto, en su naturaleza divina sabía cosas que sólo Dios podría saber; en su naturaleza humana experimentó todo como nosotros, excepto el pecado. Tuvo hambre, tuvo sed y sintió dolor.

8) Como inciso, ¿por qué emplea preponderantemente la palabra «Él» cuando se refiere a Jesús? Para mostrar respeto hacia Jesús como persona divina, como Dios, Creador del universo.

9) ¿Sudó sangre Jesús realmente durante su agonía?
Según san Lucas, eso parece lo que sucedió: «Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra» (Lc 22 43-44). Semejante fenómeno (conocido como hematoidrosis) no es desconocido para la ciencia médica y cosas parecidas se han registrado de otra gente en momentos de extremo estrés mental, emocional y físico. Jesús, en angustia por lo que sabía que iba a suceder, sin embargo rezaba para que se cumpliera la voluntad de su Padre. Pero Él era un ser humano real. Por eso experimentó el dolor emocional de todos los pecados —pasados, presentes y futuros—, de todo el mundo y el peso de estas transgresiones era tan profundo que pudo muy bien haber sudado sangre.

10) En la escena del Huerto de Getsemaní, poco antes de que los soldados lleguen para arrestarle, oímos que Jesús dice las palabras «Padre, si es posible, pase de mí esta copa». ¿Qué significa esto? En su humanidad, Jesús estaba pidiendo a Dios Padre si podía evitar la cruz que pronto debía abrazar. La «copa» era la copa del sufrimiento y muerte amargos. En efecto, cuando la gente más tarde discuta que Jesús no era plenamente hombre, este texto será esgrimido como prueba de que Él tenía una voluntad humana; los seres humanos desean naturalmente evitar el dolor y la muerte. Sin embargo, como Dios, Jesús sabía que no había vuelta atrás; no había otro camino para reconciliar con Dios a la humanidad caída. Tenía que asumir una deuda que el género humano nunca podría pagar. Como acto de supremo amor entregaría su vida por sus amigos: nosotros. La Biblia nos dice que Jesús asintió a este plan de redención («no como yo quiero, sino como Tú quieres») y que Dios Padre envió ángeles para consolarle en su agonía.

11) ¿Por qué Dios Padre requirió que Jesús tomara sobre sí semejante y tremendo sufrimiento físico y emocional? Dios no es un Padre severo y autoritario que requiera el sufrimiento de su Hijo. Los seres humanos crearon libremente un muro entre ellos mismos y Dios mediante siglos de orgullo, desobediencia y egoísmo. Jesús libremente vino al mundo para llevar a cabo un acto de tan intensa humildad, obediencia y amor que aboliría el muro (Jn 10,18). Las fuerzas del pecado humano y la furia demoníaca colaboraron para arrojar sobre Jesús todo castigo y tortura posible con el fin de hacerle desistir de su misión. Pero al hacer esto, involuntariamente, probaron la perfección de su amor y suministraron a Jesús la Cruz, único instrumento de salvación.

12) La película muestra a otros tres hombres con Jesús en el Huerto. ¿Quiénes son?
Son Pedro, Santiago y Juan, presumiblemente los tres apóstoles más importantes, basado en el número de veces que aparecen en la Biblia y en el número de experiencias clave que comparten con Jesús.Pedro era pescador de oficio. Originariamente conocido como Simón, fue renombrado por Jesús «Roca» (Cefas en arameo, Petros en griego). Inducido por su hermano Andrés, y por invitación de Jesús, Pedro se convirtió en seguidor de Cristo. En Mt 16,18 Jesús afirma que Él fundará la Iglesia sobre Pedro, la «roca», dándole gran autoridad. Los católicos ven en este acto de Cristo el establecimiento de Pedro como cabeza de los apóstoles, como cabeza de la Iglesia: el primer papa. Santiago y Juan eran hermanos, los hijos de Zebedeo. La Biblia nos dice que también ellos eran pescadores. La Tradición sostiene que Juan, el más joven de los doce apóstoles, era el autor del Evangelio de Juan, el libro del Apocalipsis, y las tres cartas del Nuevo Testamento.

13) Hay una quinta figura en el Huerto a la que más tarde me di cuenta que representa al demonio. ¿Por qué está presente el demonio en el Huerto? Jesús fue tentado por el demonio a lo largo de su ministerio público, razón por la que tan a menudo se retiraba él solo a rezar y ayunar. Su tiempo apartado sería, en un sentido, como un retiro espiritual, un tiempo de renovación y oración, un tiempo para coger fuerza interior mediante la intimidad con su Padre. Aunque era Dios, Jesús también poseía una verdadera naturaleza humana. Es lógico reconocer que Jesús, en su humanidad, necesitaba fortalece su espíritu contra las tentaciones exteriores del demonio, al cual tuvo que ser enormemente difícil resistir.

14) El demonio plantea una pregunta a Jesús durante esta escena en el Huerto, diciendo «¿Crees realmente que un hombre puede cargar todo el peso del pecado?». ¿Ocurrió esto realmente? Esta pregunta del demonio no aparece en la Biblia, y por eso tenemos aquí un ejemplo del director de la película que se toma algunas licencias creativas. Sin embargo, en base a otros datos de la Escritura donde Jesús aparece tentado por el demonio, es muy plausible que semejante diálogo pudiera tener lugar. Al demonio le gustan tales «oportunidades de oro» para minar nuestras decisiones cuando estamos experimentando un sufrimiento intenso.

15) Tal como se abre el diálogo entre Cristo y el demonio en la película, ¿debo asumir que esta pregunta es crucial para toda la trama? Sí, este diálogo realmente establece toda la premisa de la película, el verdadero significado del sufrimiento y muerte de Cristo que, como Dios, tenía el poder de evitar. Jesús se ofreció a sí mismo como Cordero intachable (es decir, sin pecado) para ser sacrificado como expiación por los pecados de la humanidad.

16) ¿Por qué tenía que morir Jesús? Como hemos notado más arriba, la muerte es la justa consecuencia de nuestro pecado, porque al pecar damos la espalda a Dios, Fuente de nuestra vida. Jesús asumió las consecuencias de nuestro pecado —la muerte— en lugar nuestro. Fue tan terrible la muerte de Jesús que necesitamos valorar una verdad fundamental de la experiencia humana: el amor auténtico implica el sacrificio. El amor implica la total donación de sí mismo. El amor puede significar incluso «dar la vida por los propios amigos» (Jn 15,13). Por tanto, hay un significado trascendente en el sacrificio y en el sufrimiento. Si es soportado por el bien de otros es verdaderamente santificador y salvífico. Esto parece ridículo para un mundo que intenta evitar todo tipo de incomodidad. En cambio, es precisamente uno de los incontables ejemplos de cómo el camino de la Verdad va en sentido contrario a las expectativas humanas. A propósito, éste ha sido siempre el caso. La primera gente que escuchó la historia de Jesús estuvo tan impactada como lo estamos nosotros hoy por su novedad. San Pablo escribió hace 2000 años «pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan —para nosotros—, es fuerza de Dios» (1Co 1, 18).

17) ¿No pudo haber elegido Dios declarar simplemente que la relación de la humanidad con él estaba restaurada? ¿Por qué eligió un medio de reconciliación del mundo con Él tan extremo y sangriento? Al sufrir llegamos verdaderamente a entender más sobre el amor insondable de Dios. La idea de que Dios revela su amor hacia nosotros a través de la Pasión y muerte de Cristo es afirmada claramente en la Biblia cuando Jesús (después de su resurrección) revela a sus discípulos: «¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?» (Lc 24,26). ¿Por qué era necesario el sufrimiento? Para restaurar en nosotros lo que nuestros primeros padres (Adán y Eva) perdieron por la desobediencia. Con su desobediencia pecaron contra la ley de Dios y empezaron a amarse a sí mismos y al resto de las cosas más que lo que amaban a Dios, que debería estar en primer lugar en el corazón de toda persona. Perdieron la vida divina en sus almas y, cuando la perdieron, también la perdieron para nosotros. El amor implica la autodonación, el sacrificio de nuestra propia voluntad por el bien de otro. Después de la caída, sin embargo, el deseo humano llegó a ser la autobúsqueda y el desorden. La redención de Cristo por nosotros —cargar sobre sí el peso del pecado—, no sólo restauró nuestra relación con Dios, sino que también nos enseñó el verdadero significado del amor: el sacrificio. En pocas palabras, hablar no cuesta. Es mediante las acciones como probamos nuestro amor. Entender el sufrimiento es entender a Dios. Entender a Dios es entender la vida.

18) Ahora las cosas se me están empezando a aclarar. ¿Tenía que ver algo el momento de la Pasión de Cristo con la Pascua judía? Sí, y esto explica muchas cosas. Para los que estáis familiarizados con la Biblia (o habéis visto la épica película Los Diez Mandamientos) recordaréis que Dios llama a Moisés para que saque a su pueblo de la esclavitud de Egipto (cf. Ex 3,4-10). Este acontecimiento, que tuvo lugar unos 1200 años antes del nacimiento de Cristo, es clave para comprender la Pasión de Cristo, porque la Pasión es el cumplimiento del ritual judío de la Pascua. Como nos dice la Escritura, durante la noche en que los hebreos fueron liberados de la esclavitud de Egipto, Dios envió el ángel exterminador sobre los primogénitos de todos los hogares. Sin embargo, el Señor prometió que la muerte “pasaría saltando”* sobre el pueblo escogido si ponían la sangre del cordero sobre los dinteles de las puertas; la sangre les libraría (cf. Ex 11-12). Después de más de mil años conmemorando el pueblo judío este evento salvador de la Pascua, Jesús llegó como la última Pascua ofreciendo y revelando su pleno significado: al derramar su sangre —la sangre del Cordero de Dios inmaculado y sin pecado— el pecado y la muerte fueron finalmente vencidos; ya no tienen poder sobre nosotros. El acontecimiento de la Pascua del Éxodo es una profecía —un anuncio— de la muerte de Cristo en la cruz. La sangre de Jesús, el «Cordero» perfecto, brotaría desde la cruz (el dintel de la puerta) sobre sus seguidores. Todos los que aceptan a Cristo y guardan sus mandamientos serán salvados por su sangre; la muerte «pasa» sobre ellos saltándoles* ya que tienen vida eterna. Por este motivo exactamente empezó Jesús su propia pasión celebrando la Pascua con sus discípulos y transformándola en la Eucaristía, la comida en la que ahora nosotros recibimos su Cuerpo bajo la forma de pan y la copa de su Sangre bajo la forma de vino, que nos salva de la muerte eterna.

19) ¿Es éste el motivo por el que hay tanta sangre en la película? Sí. La sangre es la clave para comprender el sacrificio del Cordero —Jesús—, que quitó el pecado del mundo. Igual que la sangre es derramada por los soldados que dan sus vidas por su país o por las madres cuando dan a luz, el amor sacrificial implica frecuentemente el derramamiento de sangre. No es una coincidencia el que la Pasión de Cristo tenga lugar precisamente en el momento de la Pascua judía. Es uno de los múltiples cumplimientos de la profecía del Antiguo Testamento y es fundamental comprender las acciones de Dios a lo largo de la historia para salvar la raza humana.

20) Volvamos al diálogo en el Huerto entre Jesús y el demonio. El demonio afirma que el precio de la salvación de las almas de la gente sería demasiado costoso. ¿Qué quiere decir con estas palabras? Es meramente la sutil tentación del demonio para disuadir a Jesús de que acepte la cruz y lleve a cabo su misión. Estaba diciendo a Jesús que la cantidad de sufrimiento que soportaría sería un precio demasiado grande a pagar. El demonio, aunque limitado en su comprensión de los caminos de Dios, sabía igualmente que la muerte de Jesús traería la vida eterna a todos los que aceptaran su gracia, y que el pecado y la muerte sería definitivamente vencidos. El demonio odia a Dios y a toda su creación y tiene un odio especial hacia los seres humanos (cf. Gn 3,15, donde Dios dice la serpiente: «Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje»). Por tanto, él hizo lo que pudo para intentar desanimar y prevenir a Jesús del cumplimiento de su misión salvadora.

21) El demonio suelta una serpiente en el Huerto de Getsemaní y Jesús la machaca bajo su pie. ¿Cuál es aquí el simbolismo? Puesto que esta acción no se menciona en la Biblia, representa otro aspecto del director que se toma algunas licencias artísticas para un efecto dramático. Sin embargo, el simbolismo del gesto de Jesús tiene su raíz en la Escritura. En el libro del Génesis, Dios revela que el linaje de la mujer (que representa tanto al género humano como, en un último término, a Jesús que es el «Hijo del Hombre» y que representa a toda la humanidad) «aplastará la cabeza» de la serpiente (Gn 3,15). Jesús es el «nuevo Adán» (cf. 1Co 15,22) que restaura lo que el primer Adán había perdido mediante el pecado. Por tanto, el aplastamiento que hace Jesús de la serpiente en esta escena se usa como una previsión de la victoria de Cristo sobre el demonio, sobre el pecado y la muerte mediante su sufrimiento, muerte y resurrección.

22) Con la caracterización del demonio en la película, ¿se significa que representa un ser espiritual real o es meramente simbólico del «mal» en el mundo? Lejos de ser una personificación abstracta del «mal», el demonio es un ser espiritual real: un ángel caído (o diablo). Aunque esta idea suena curiosa o anticuada para los oídos modernos, la Iglesia católica ha enseñando sistemáticamente que el demonio es un ser real con una voluntad e inteligencia formidables. Al ser un espíritu puro, no está sometido a las leyes del mundo físico. Sus habilidades intelectuales naturales superan con mucho las de los seres humanos. Tanto la Biblia como la Tradición enseñan que el demonio (también llamado Satán —que significa «adversario»—, o Lucifer «portador de luz») era el más glorioso de los ángeles pero el orgullo y la envidia causaron que él y sus seguidores se rebelaran contra Dios. Como resultado de esta rebelión, Satán y los demás ángeles caídos (o diablos) fueron arrojados de la presencia de Dios, separación que existirá durante toda la eternidad. Dado el rechazo que el demonio tiene de Dios, podemos razonar que se consume en odio hacia Dios y hacia aquellos hechos a imagen y semejanza de Dios, los hombres. Satanás, en consecuencia, es ciertamente cruel en su deseo de que tú y yo perdamos nuestras almas y estemos separados eternamente de Dios que nos ama. En la película, y de modo particular en la escena del Huerto, su objetivo es hacer descarrillar la misión de Cristo sobre la tierra, una misión de amor, verdad y salvación.

23) He oído a gente, incluidos profesores cristianos, que explican que Satán no es real.
Creer en el demonio puede parece fuera de moda para los supuestamente «ilustrados», pero esto es un error grave. Como señala C.S. Lewis en Cartas del diablo a su sobrino, la extendida incredulidad en la existencia de Satán es ciertamente una jugada ingeniosa por parte del Demonio. Si puede convencer a los hombres de que no existe —que es tan «real» como un bugui-bugui—, entonces no estaremos en guardia contra él. Y no estamos en guardia frente a él, casi con seguridad caeremos en sus trampas. Porque la realidad es que él desesperadamente quiere tu alma. Jesús habla del demonio muchas veces en la Escritura. Por ejemplo, en Mt 25,41, condena a los que rechazan seguir su voluntad y amar al prójimo con estas palabras «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles». En estas palabras, Jesús vincula el destino de los que rechazan hacer su voluntad con el del demonio, es decir, el infierno. El apóstol Juan dice claramente en su primera carta en qué consiste la esencia de la misión de Jesús: «El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del Diablo» (1Jn 3,8).

24) Mientras que estamos en el tema del demonio, por favor, defíneme lo es el «pecado».
Pecado es todo comportamiento, libre y deliberado por nuestra parte, que sabemos que ofende a Dios e infringe su ley.

25) ¿Por qué el pecado es un asunto tan grande? Ante todo porque Dios, como creador y Padre nuestro que nos ama, merece todo nuestro amor, respeto y obediencia. Pero no necesita realmente nuestra obediencia, nosotros sí. Él nos ama más de los que nos amamos a nosotros mismos y nos conoce mejor de lo que nos conocemos nosotros. Por eso, cada vez que le decimos «no» a Él y a su voluntad, nos perjudicamos a nosotros mismos y a otros. Algún pecado, llamado venial o leve, debilita nuestra relación con Dios. El pecado mortal rompe nuestra relación con Él. Esta relación se restaura buscando su gracia.

26) Por qué hay tanto pecado y oposición a Dios? Debido al pecado de nuestros primeros padres (pecado original) heredamos una humanidad que tiene una tendencia natural hacia el pecado. Pero esa no es toda la historia. Satán es un maestro anunciando la mentira. Hace que el pecado aparezca como bello y deseable, tal como lo hizo en el Jardín del Paraíso (Gn 3). Trata de convencernos de que Dios prohíbe cosas no porque son dañinas, sino porque nos harán igual a Él y Él quiere oprimirnos, sumisos, bajo su pie. Por eso Satán presenta el pecado como liberador mientras que siempre es exactamente lo opuesto, esclavizante. Nuestros primeros padres cayeron por ello y nosotros también. Los pecado de la gente tiene su raíz en su orgullo, cólera, envidia, codicia, lujuria, gula y pereza, conocidos como los «siete pecados capitales». Igual que puede ser difícil coger la autopista, escoger los males de este mundo puede ser muy atractivo a veces. Todo se puede remontar a la caída de Lucifer, el «Ángel de Luz», el diablo, que se rebeló contra Dios y estableció su reino en el mundo. Después de eso, Dios permitió que la gente escogiera libremente para sí entre su camino de verdad, generosidad y luz y el camino del demonio de mentiras, egoísmo y oscuridad.

27) Si el pecado es una materia tan grave, ¿por qué no oímos más sobre él en discursos públicos? Hoy vivimos una sociedad permisiva que abraza el pecado como virtud. Están los caminos de Dios y los caminos del mundo: dos caminos muy diferentes para que viva la huma-nidad. Los medios de comunicación están frecuentemente llenos de mensajes implícitos de que «todo vale» y de que el pecado «no es algo importante».

28) Me di cuenta después de que la persona que besa a Jesús en el Huerto es Judas, uno de los apóstoles. ¿Por qué entregó a Jesús? Además de la motivación por dinero (cf. Jn 12,6), Judas parece que esperaba que Jesús hubiera sido un tipo diferente de mesías, munda-no, que hubiera liberado a Israel del yugo de sus opresores romanos. Al haber sido testigo de los milagros de Jesús, es posible que Judas creyera en la divinidad de Jesús, o que al menos barruntara que era un profeta. A veces se piensa que Judas entregó a Jesús a las autoridades para forzar su brazo, de modo que Jesús ejerciera su autoridad y restaurara la nación judía a la gloria terrena.

29) ¿Quién era Judas? La Escritura nos habla poco sobre él más allá de su nombre (Judas Iscariote) y su función como tesorero de los apóstoles. Después de entregar a Jesús le vino remordimiento y se suicidó colgándose. «Iscariote» significa «puñal», que es un nombre interesante a la luz de su papel al traicionar a Jesús «apuñalándole por la espalda», como reza el dicho popular. También se cree que su familia descendía de la ciudad de Kerioth, al sur de Judea. De las partes de la Biblia que mencionan a Judas podemos crear una especie de perfil psicológico suyo. Parece que está muy interesado en las cosas «terrenas», tales como el poder y el dinero. Reprocha a María de Betania que usó un aceite caro para ungir los pies de Jesús. Judas se quejó de que el dinero debía ser usado para los pobres. Judas también sirvió como tesorero para los discípulos, y la Biblia dice que robó donaciones de la bolsa del dinero (Jn 12,6). Judas parece que tuvo remordimiento de su traición a Jesús porque, como vemos más tarde en la película, arroja en el suelo del Templo las treinta monedas de plata con las que le pagaron para traicionar a Jesús (cf. Mt 27,5). Incluso dice a los sacerdotes y escribas con los que colaboró «pequé entregando sangre inocente» (Mt 27,4). Esto muestra que Judas no estaba carente totalmente de conciencia. Incluso así, este remordimiento no fue seguido de la virtud de la esperanza: esperanza de poder ser perdonado. La Biblia revela que después de tirar las treinta monedas de plata en el Templo, salió y se colgó (cf. Mt 27,5). Podría haber llegado a ser un gran santo si se hubiera recobrado de su pecado como Pedro lo hizo. En cambio, desesperó de la misericordia de Dios y escogió la muerte.

30) Una escena de lucha en el Huerto entre los guardias del templo y los discípulos de Jesús sigue a la traición de Jesús. Pedro corta la oreja de uno de los guardias con su espada, y el guardia es fortalecido por el modo en que Jesús le cura. ¿Sucedió esto realmente? La Biblia nos habla de la lucha, la injuria y la curación de Jesús (cf. Mt 26,51 y Lc 22,51). Sin embargo, no menciona nada sobre la odisea espiritual por la que el guardia herido parece atravesar. Aunque el añadido en la película representa una licencia artística, es algo muy lógico: dicha lucha sería rápida y furiosa. Imagina que tú eres el guardia del templo. Sientes que el afilado borde de la espada corta tu oreja. Inmediatamente vas a tu oído con la mano y sientes la carne y la sangre perdidas. El shock y la incredulidad empiezan inmediatamente. Luego, de repente, el hombre al que tú vienes a arrestar te toca con calma tu oído y te lo cura.
Así, la decisión del director de dejar al guarda sentado y dar vueltas a lo que acaba de pasar es muy potente y dramáticamente «correcta». Puedes ver en los ojos del guardia la admiración con la que contempla a Jesús. No es improbable que este guardia del templo, como otros más tarde en la historia, experimentara algún tipo de conversión después de haber sido curado por Cristo.

31) Después de que Pedro corta la oreja del guardia Jesús le ordena que vuelva a meter su espada con la famosas palabras «los que empuñen espada, a espada perecerán». ¿Dijo esto Jesús realmente? Sí, lo dijo. Estas famosas palabras se encuentran en Mt 26, 52. Aparte de su significado superficial de que uno probablemente será matado violentamente si comete habitualmente actos violentos, hay un advertencia más profunda de que se corre el riego de la propia alma inmortal infringiendo el mandamiento «No matarás».

32) ¿Quién es el grupo de líderes judíos que paga a Judas para que le traicione? El grupo es el sanedrín, el consejo de los jefes judíos compuesto de sacerdotes, escribas y fariseos. Estos grupos no siempre estaban de acuerdo; cada uno tenía su propio plan. Pero, en general, estaban de acuerdo en que Jesús era peligroso y necesitaba ser silenciado porque amenazaba su poder con el pueblo y con los romanos. El jefe del consejo era el sumo sacerdote. El sumo sacerdote en ese momento se llamaba Caifás y jugaba un papel fundamental para convencer al consejo de que condenara a Jesús.

33) ¿Cuál era la motivación del sanedrín para deshacerse de Jesús? Tenían varios motivos. Primero, la Biblia revela que había envidia por parte de los jefes judíos. Jesús era un predicador itinerante; no era un sacerdote, escriba o fariseo. Además, los informe de que Jesús realizaba milagros increíbles, como curar al ciego y resucitar a muertos, y hablar contra la hipocresía de los escribas y fariseos, indudablemente les espantaba. Había también casos en los que las acciones de Jesús parecían contradecir lo que ellos entendían que enseñaba la Ley, tales como curar a un hombre en sábado. En pocas palabras, su popularidad amenazaba su función como jefes del pueblo judío. Más importante, sin embargo, es que Jesús había proclamado en términos muy claros que Él era el Hijo del Hombre, blasfemia impensable para el sanedrín. Reivindicaba, por ejemplo, que perdonaba los pecados. No sólo pecados contra Él, sino cualquier pecado. Tomó el nombre de Dios («Yo SOY») para sí mismo, diciendo: «Antes de que Abrahán fuera, yo SOY» (Jn 8,58). Decía que vendría al final de los tiempos para juzgar al mundo. Aceptó títulos mesiánicos tales como «Hijo de David», «Hijo del Hombre» y «Cristo, Hijo del Dios vivo». Estas palabras y hechos ciertamente condujeron a debates intensos entre Jesús y los jefes religiosos judíos. Y esto condujo inevitablemente a una reunión del sanedrín en la que se determinó que las acciones de Jesús estaban conmoviendo a la gente y, como resultado, causaría que los romanos les sustituirían y represionarían ulteriormente a la nación judía. Caifás pronunció su resolución: «Es necesario que uno muera por el pueblo y que no perezca toda la nación» (Jn 11,50). Su juicio parece casi razonable a la luz de la severa opresión de la norma romana, excepto, por supuesto, por lo que se refiere a la condena de un hombre inocente, un hombre que probó repetidamente que era el Hijo de Dios a través de los milagros que realizaba.

34) Esta película ha suscitado controversia en algunos círculos por su presentación de los jefes judíos. ¿Creen los católicos que el pueblo judío carga una culpa colectiva por la muerte de Jesús? Absolutamente no. La enseñanza oficial de la Iglesia, en relación con la pregunta «¿Quién es responsable de la muerte de Jesús»?, es clara e inequívoca. Algunos cristianos equivocados (incluyendo, tristemente, algunos católicos) sostienen la opinión de que «los judíos son responsables colectivamente por la muerte de Jesús» y que sólo a ellos se debe culpar. Esta opinión fue definitivamente repudiada por el Concilio Vaticano II: «Lo que se perpetró en la pasión [de Jesús] no puede ser imputado indistintamente a todos los judíos que vivían entonces ni a los judíos de hoy... no se ha de señalar a los judíos como reprobados por Dios y malditos como si tal cosa se dedujera de la Sagrada Escritura» (Catecismo de la Iglesia Católica 597). Para comprender quién es realmente responsable de la muerte de Jesús, la Iglesia dice que el mejor lugar para que cada uno mire es en el espejo. El Catecismo nos dice (n. 598): «...La Iglesia, no ha olvidado jamás que “los pecadores mismos fueron los autores y como los instrumentos de todas las penas que soportó el divino Redentor”. Teniendo en cuenta que nuestros pecados alcanzan a Cristo mismo, la Iglesia no duda en imputar a los cristianos la responsabilidad más grave en el suplicio de Jesús, responsabilidad con la que ellos con demasiada frecuencia, han abrumado únicamente a los judíos:
Debemos considerar como culpables de esta horrible falta a los que continúan recayendo en sus pecados. Ya que son nuestras malas acciones las que han hecho sufrir a Nuestro Señor Jesucristo el suplicio de la cruz, sin ninguna duda los que se sumergen en los desórdenes y en el mal crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia. Y es necesario reconocer que nuestro crimen en este caso es mayor que el de los Judíos. Porque según el testimonio del Apóstol, “de haberlo conocido ellos no habrían crucificado jamás al Señor de la Gloria”. Nosotros, en cambio, hacemos profesión de conocerle. Y cuando renegamos de Él con nuestras acciones, ponemos de algún modo sobre Él nuestras manos criminales».
A propósito, esta enseñanza no es nada nuevo ni una invención de la Iglesia en la década de los sesenta. ¿La prueba? La cita de arriba, que también aparece en el Catecismo está tomada de los documentos del Concilio de Trento a mediados del siglo XVI. La siguiente cita viene de san Francisco de Asís en el siglo XII, y fue dicha a cristianos, no a judíos: «Tampoco los demonios le crucificaron; eres tú quien le ha crucificado y quien le crucifica todavía cuando te deleitas en tus vicios y pecados». En pocas palabras, la responsabilidad de la muerte de Cristo está en todos los hijos pecadores de Adán y Eva. Lo curioso es que, acusando a los judíos solamente por la muerte de Jesús, los cristianos antisemitas están diciendo, en realidad: «Jesús no murió a causa de mis pecados. Murió por Esa Gente De Ahí». Eso es una cosa absurda para que lo diga un cristiano. La verdad, como siempre ha enseñado la Fe católica, es que «Todos los pecadores fueron los autores de la Pasión de Cristo».

35) El director usa «flashbacks» para conectar la Pasión con otros aspectos de la vida de Jesús. El primero muestra a Jesús como carpintero, viviendo en casa con su madre. ¿Cuál fue el propósito del director al crear esta escena? Además de dar un poco de alivio respecto de la intensidad cada vez mayor, aparece que la humanidad de María y la divinidad de Jesús se ilustran ambas con el comentario de María de que las mesas altas (como las que usamos diariamente en nuestros hogares) nunca tiene éxito! Esta escena conmovedora de amor recíproco entre Jesús y María nos ayuda a reflexionar sobre el hecho maravilloso de que Jesús probablemente vivió con su madre durante sus primeros treinta años. A pesar de ser una persona divina, Él era muy «humano» en el modo en que vivió. Comía, trabajaba como carpintero. Tenía vecinos, familia y hermanos con quienes tenía trato como cualquier otra persona. Reía y sin duda bromeaba con su madre, como lo ilustra la escena en la que se salpican con agua mutuamente. Viendo la total normalidad de la relación maternal de María con Jesús también nos trae la profundidad del dolor que debió haber experimentado al ser testigo de su Pasión.

36) Cuando la película vuelve nuevamente al presente —es decir, cuando comienza la persecución de Jesús por parte de los romanos—, vemos que María dice con toda convicción «Ha empezado, Señor. Hágase». ¿Sabía María realmente lo que iba a suceder a su Hijo?Como mujer judía creyente, y como virgen a la que se apareció el ángel Gabriel, María debía haber estado bien instruida en las profecías sobre el Mesías. Esto incluye la naturaleza de sus sufrimientos como lo muestra del modo más completo el profeta Isaías y más elocuentemente el rey David en sus salmos. Por eso, es razonable creer que María sabía que su hijo afrontaría la persecución en algún momento. También sabemos por la Escritura que cuando María y su marido José presentaron al niño en el Templo, un profeta llamado Simeón le dijo que «una espada traspasará tu corazón» (Lc 2,35).

37) ¿Por qué el padre de Jesús no se muestra en la película? Quizá si el director escogiera incluir otro flashback de la infancia de Jesús tendríamos un destello de José. Pero el hecho es que no oímos nada más sobre José en la Biblia después de que Jesús a los doce años fue encontrado en el Templo. La mayoría de los investigadores creen que José había muerto en el momento en que Jesús empezó su misión, lo cual parece muy verosímil a la luz de lo que Je-sús hace poniendo a su madre al cuidado del apóstol Juan.

38) ¿Por qué la mujer de Pilatos, Claudia, es representada tan preocupada por el destino de Jesús? Hay probablemente dos razones: la primera, hay una seria especulación de que era una cristiana «en secreto». Pilato, por supuesto, lo habría sabido pero probablemente pocos más. Segundo, muestra compasión (o al menos sabiduría) sobre la cuestión de si Cristo debía ser crucificado. En la Biblia advierte a su marido: «No te metas con ese justo, porque hoy he sufrido mucho en sueños por su causa» (Mt 27,19).

39) Cuando Jesús es llevado ante Caifás y el consejo de los ancianos, el cargo final co-ntra Él es «blasfemia». ¿Qué es una blasfemia? La blasfemia es una ofensa contra el primer y segundo mandamientos. Estos obligan a no tomar el nombre de Dios en vano o sin respeto, y a que la gente no se ponga a sí misma u otras cosas en lugar de un honor mayor que Dios.

40) ¿Era la pena contra la blasfemia realmente la muerte? Esto parece horriblemente severo. La pena por blasfemar contra el nombre de Dios está escrita en el libro del Levítico: muerte por lapidación (Lv 24,16). Esta ley fue escrita en tiempo de Moisés cuando algunos israelitas adoraron un becerro de oro en lugar de reconocer al Dios verdadero que les había sacado milagrosamente de la esclavitud de Egipto. Debido a la ocupación romana las autorida-des judías no estaban autorizadas para llevar a cabo la pena de muerte. Por eso, Jesús fue llevado al gobernador romano, Poncio Pilato. (Es interesante notar que Caifás persistió para obtener que se aprobara la orden de crucifixión, más bien que la lapidación. Esto sugiere que no estaba tan interesado en ver a Jesús condenado según la ley cuanto en deshacerse de Él por cualquier medio).

41) Uno de los hombres que testifica contra Cristo argumenta que Jesús sostenía que Él era «el pan de vida» y habló repetidamente de comer su carne y beber su sangre. ¿Dónde está esto es la Biblia? Esta referencia está en el largo discurso de Jesús en el evangelio de Juan, capítulo 6, donde Jesús se refiere a sí mimos como «el Pan de Vida» (Jn 6,48) y dice que «si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros» (Jn 6,53). En respuesta a esta afirmación muchos de los discípulos de Jesús dejaron de seguirle. Lo interesante es que Jesús permitió que estos discípulos le dejaran. No los volvió a llamar diciendo “Eh, esperad un momento. No quería decir esto literalmente. Quería decirlo simbólicamente». Les dejó marchar porque realmente quería decir lo que dijo. Las Iglesias católica, ortodoxa y algunas protestantes aceptan que Jesús quisiera decir que esta enseñanza debía ser entendida literalmente, es decir, que Él se daría a sí mismo a sus seguidores como alimento espiritual. Este alimento, sin embargo, llegaría a nosotros en la forma humilde de pan y vino. Jesús declaró esta misma enseñanza la noche antes de su traición, el Jueves Santo, cuando en la Última Cena tomó el pan, lo bendijo y lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: «”Tomad, este es mi cuerpo”. Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella. Y les dijo: “Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos”» (Mc 14, 22-24). A primera vista esta enseñanza suena extraña («si no coméis mi carne»). Sin embargo, cuando entendemos el trasfondo, tiene mucho sentido. Debes recordar que la Pascua se celebraba porque el ángel exterminador enviado por Dios durante el tiempo de las diez plagas «pasó sobre» cada hogar hebreo que tenía las jambas de las puertas rociadas con sangre. Sin embargo, lo que no es comúnmente sabido es que a las familias que mataban el cordero y luego rociaban la sangre del cordero, se les decía que comieran el cordero. Para completar el sacrificio de la familia a Dios, tenían que matar y comer el cordero que había sido degollado. Jesús es el perfecto Cordero. Para compartir plenamente su sacrificio en la cruz, los cristianos son invitados a alimentarse del Cordero de Dios que es el Pan de Vida.

42) Durante el simulacro de juicio dos jefes judíos aparecen defendiendo a Jesús. ¿Quiénes son? Aunque en la película no son identificados probablemente son Nicodemo y José de Arimatea. Ambos son mencionados en los evangelios como amigos de Jesús y como discípulos secretos, amedrentados de miedo ante sus compañeros miembros del sanedrín. En efecto, Nicodemo fue de noche a Jesús para preguntarle algunas cuestiones (Jn 3). Al otro, José de Arimatea, lo vemos cuando Jesús es bajado de la cruz. José, rico seguidor de Jesús, cedió su tumba para la sepultura de Jesús.

43) ¿Fue Jesús verdaderamente culpable de blasfemia? Jesús respondió las preguntas del jefe de los sacerdotes y escribas pidiéndoles que le juzgaran según el historial de su predica-ción pública.. Pero cuando el sumo sacerdote le conjura con la pregunta: «¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?» Él afirma definitivamente que es en verdad el Hijo del Hombre y, más impac-tante y deliberadamente, se aplica a sí mismo el Nombre de Dios («YO SOY, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir entre las nubes del cielo» (Mc 14,62). El su-mo sacerdote aprovecha estas palabras, rasga sus vestiduras y declara que ha blasfemado. Sin embargo, ¡la blasfemia sólo se aplicaría si Jesús estuviera mintiendo! De hecho, Dios en-carnado estaba de pie justo enfrente de ellos —igual que la Verdad misma estuvo ante Pilato—, y no le reconocieron.

44) Hoy la gente toma a menudo el nombre de Dios en vano. ¿Es esto blasfemia? Sí. Aun-que nuestra hastiada cultura no piensa en nada de ello en nuestros días, podemos estar segu-ros de que Dios iba en serio cuando nos dio el segundo mandamiento.

45) De acuerdo con la Biblia, las negaciones de Pedro tuvieron lugar mientras se calen-taba al fuego, lo cual parece que era una escena tranquila. ¿Por qué esta escena es pre-sentada de manera tan diversa en esta película? Este es un ejemplo de licencia creativa del director que se realiza para desarrollar plenamente la emoción del drama expuesto de Pedro, jefe de los discípulos y futura cabeza de la Iglesia.

46) ¿Por qué el director elige tener a Pedro caído a los pies de María, gritando «¡Le he negado, Madre!»? Probablemente el intento es aquí representar la enseñanza católica de que es aceptable apelar a la madre de Jesús cuando has ofendido a Dios. A lo largo del tiempo de los reyes de Israel y Judá, la Reina Madre mantenía una posición de poder e influencia. Apelar a la madre de nuestro Rey es eminentemente razonable, ya que su corazón y el suyo están tan íntimamente unidos.

47) Hay una escena en la que María entra en un lugar y encuentra a Jesús encadenado al techo bajo el empedrado del pavimento. ¿Cuál es el significado más profundo de esta escena? Uno puede imaginar que el director trata de representar en esta imagen la conexión eterna entre Jesús y su madre. Jesús, el Mesías y cumplimiento de antigua profecía, y María, que se abandonó a la voluntad de Dios desde el nacimiento de Jesús hasta la muerte, están permanentemente unidos.

48) ¿Es algo forzado asumir que María fue una activa partícipe en la Pasión de Cristo? en absoluto. De acuerdo con la Biblia, María estaba presente en algunos milagros de Jesús y de hecho ayudó como lanzadera del ministerio público de Jesús solicitándole que suministrara vino a los probablemente avergonzados anfitriones en las bodas de Caná (Jn 2) La Tradición la supone encontrando a Jesús en su camino hacia el Gólgota (donde fue crucificado) y la Escritura también la sitúa estando de pie con María Magdalena y san Juan al pie de la cruz.

49) ¿Por qué rodean demonios-niños a Judas en su tormento? Esta es otra licencia creativa del director. Representar algo tan inocente como niños actuando en tan retorcida y terrorífica manera subraya las consecuencias del pecado retorciendo nuestra percepción del bien, de la verdad y de la belleza. Esto tiene hoy gran importancia puesto que la sociedad moderna, con su enquistado egoísmo, ha llegado a ver a los niños como un peso y no como un tesoro; una maldición en lugar de una bendición.

50) Supongo que los soldados eran soldados romanos. Si es así, ¿cuál era su relación con los jefes judíos?Aquí hay una visión de conjunto política: los romanos habían conquistado esta parte del mundo unos doscientos años antes. No era una parte importante del Imperio Romano en absoluto, como vemos por la queja de Poncio Pilato en la película por haber sido emplazado allí ¡once largos años! Existía una relación de enemistad entre el gobernador romano de la tierra de Judea, Pilato, y los jefes judíos. El bastión de la élite del Templo era la amenaza de amotinamiento. Pilato estaba bajo la presión del César en Roma para que mantuviera la paz. Puesto que el pueblo judío esperaba que el Mesías, predicho en las Escrituras, sería un jefe militar que les liberaría de la ocupación romana, esta amenaza hacía caer un gran peso sobre Pilato. Como nota aparte, a los judíos se les permitía una cierta presencia policial como en la guardia del templo, que arrestó a Jesús en el Huerto.

51) ¿Eran los soldados romanos realmente tan brutales como son representados en la película, o es esto solamente una creación de Hollywood? Los documentos muestran que eran, verdaderamente, así de brutales. La crucifixión era quizá el medio de ejecución más doloroso y horroroso jamás inventado. Era regularmente practicado a lo largo del Imperio romano como medio para someter a las poblaciones conquistadas. El caso de Jesús es un ejemplo claro de una situación que podría ser interpretada como potencialmente portadora de una revuelta. Así un jefe judío acusó falsamente a Jesús de incitar a una protesta contra el impuesto a favor del César para provocar la sentencia romana de la crucifixión.

52) Pilato envía a Jesús a otro hombre con la esperanza de que juzgue la inocencia o culpa de Jesús. ¿Quién es este hombre? Este tranquilo y, sin embargo, siniestro carácter es Herodes Antipas, el rey judío que había arrestado antes a Juan el Bautista porque Juan condenaba el matrimonio de Herodes por tener a la esposa de su hermano. Un día la hijastra del rey, Salomé, le gustó tanto por un baile seductor que le preguntó qué podría darla como recompensa. Por iniciativa de su madre le pidió la cabeza de Juan el Bautista. Herodes accedió a regañadientes e hizo ejecutar a Juan (Mt 14,3-12). Durante la época de Jesús, Herodes gobernó la población judía en la región de Galilea, tras un acuerdo con los romanos.

53) ¿Por qué envió Pilato a Jesús al Rey Herodes? ¿Por qué no lo juzgó Él mismo? Probablemente porque sabía que Jesús era inocente y porque las autoridades judías le había puesto la mano encima por envidia. Como resultado, era reacio a juzgar a Jesús. También la esposa de Pilato, Claudia, le dijo que no tenía nada que ver con ese hombre justo (cf. Mt 27,19). Inicialmente un procedimiento jurisdiccional le sacó del apuro: Jesús era de la tierra de Galilea y, como tal, estaba bajo la autoridad primaria del Rey Herodes. Sin embargo, al final, Pilato fue obligado a juzgarle después de que Herodes rehusara tomar acción alguna.

54) ¿Deberían condenar los cristianos a Pilato por esta acción? Parece que hizo lo mejor que pudo en esas circunstancias. Aunque las decisiones políticas pueden ser difíciles, los investidos con autoridad son llamados a seguir el camino estrecho, actuar justamente y defender lo que es bueno y verdadero sin reparar en las consecuencias. Pilato obró por miedo e interés propio: había sido nombrado gobernador para mantener la paz en Jerusalén y pareció como si la multitud se amotinara y, más importante todavía para él, le pusiera en problema con el César y le hiciera perder su carrera ganada con esfuerzo, a menos que apresara a Jesús y le crucificara. A pesar de que intentó soltar repetidamente a Jesús, al final Pilato buscó su propio bien antes que el bien último. “Se lavó las manos” sobre la condena y muerte de Jesús pero todavía carga gran responsabilidad por ello. Habría podido declarar inocente a Jesús y soltarle; en su lugar, permitió el asesinato del Autor de la vida misma.

55) ¿Por qué Jesús permanece en silencio ante Herodes? Este extraño acontecimiento ha sido explicado frecuentemente del modo siguiente: Herodes estaba tan dedicado a la depravación y al pecado que cualquier intento por parte de Jesús para llegar a él habría sido inútil. Ciertamente Jesús sabía que Herodes había tomado la mujer de su hermano como propia y sabía de su papel en el asesinato de Juan el Bautista. En esencia, puesto que Herdoes no jugaría ningún papel directo en los acontecimientos salvadores que seguirían, Jesús sufrió meramente al loco sin implicarle directamente.

56) La película incluye una escena en la que Pilato pregunta a su mujer sobre la «verdad» y por qué él no la puede oír. ¿Por qué? Esta tierna escena representa bellamente la realidad de que la verdad está escrita en el corazón de los hombres. El profeta Jeremías y el apóstol Pablo discuten en la Biblia muy elocuentemente esta idea. La escena subraya también que Pilato pudo haber sido sincero en su pregunta a Jesús: «Qué es la verdad?». Da la impresión de que Pilato estaba profundamente turbado —incluso obsesionado—, por Jesús y verdaderamente angustiado sobre el papel que se encontró desempeñando él mismo en este drama. A pesar de toda la angustia que sintiera, usó su autoridad para crucificar al Dios-Hombre inocente.

57) Después de que Pilato proclamara que ni él ni Herodes habían encontrado culpa en Jesús se nos introduce a Barrabás, el criminal. ¿Por qué ofrece Pilato soltar al prisionero en este momento? Lo hace simplemente porque era su costumbre soltar un prisionero todos los años durante la Pascua como gesto romano de «buena voluntad». Este era el momento óptimo, desde el punto de vista de las relaciones públicas, para realizar un gesto semejante porque Jerusalén estaba llena de peregrinos de muchas regiones que habían venido para hacer sus ofrendas en el Templo. Soltar a Barrabás es problemático porque era un conocido asesino y un celote político, peligro claro para el estado romano. Soltarle añadía insulto a injuria. El propio pueblo de Jesús, hacia el cual había demostrado un gran amor y realizado muchos milagros, escogió liberar al asesino antes que al inocente Hijo de Dios.

58) La parte más fuerte de ver (y, francamente, la más difícil) de la película es la flagelación de Jesús. ¿Por qué el director hizo esta escena tan violenta? Los datos históricos indican que la práctica de la flagelación era horrible y muy sangrienta. En América, la experiencia de los esclavos afroamericanos durante varios siglos de esclavitud da testimonio de este hecho. También la evidencia de la Sábana de Turín —que muchos creen que fue la que sirvió para la sepultura de Jesús—, muestra que la espalda del hombre en la Sábana Santa estaba severamente magullada y sangrante. La intención declarada por el director al hacer La Pasión de Cristo era mostrar la realidad brutal de lo que Jesús realmente experimentó. Uno necesita solamente ver los instrumentos de flagelación para entender algo de sus horrores. En el libro A Doctor at Calvary, de Pierre Barbet, se encuentra la siguiente descripción:
...se usó un instrumento específicamente romano: el flagrum. Tenía un mango corto, al que estaban atadas varias correas largas y gruesas, normalmente dos. A pequeña distancia del extremo se insertaban bolas de plomo o pequeños huesos de oveja... Las correas cortarían la piel y las bolas y los huesecillos abrirían profundas heridas y contusiones en ella. Habría una gran cantidad de sangre y una considerable disminución de resistencia vital.
En la película, el demonio está presente en la flagelación de Jesús. Vemos a Satanás sosteniendo un grotesco demonio-niño en sus brazos y girando en torno a la acción de esta secuencia, incitando a los torturadores al máximo de violencia y brutalidad. Este era el momento del demonio en el que pensaba que estaba ganando la batalla a Dios.

59) ¿Por qué esta escena es tan larga? Porque la flagelación llevó ese tiempo. Fue tan brutal que casi logra matar a Jesús antes de su crucifixión. La flagelación de Jesús no es algo a lo que deberíamos dar la espalda ni evitar; es una poderosa realidad sobre la que deberíamos meditar. Un modo fecundo de hacerlo es rezando el Rosario, que es una meditación de la vida de Cristo. Esta fructuosa oración se divide en veinte «misterios». Los misterios dolorosos se centran en los acontecimientos clave de la Pasión de Jesús: su agonía en el huerto, la flagelación, la coronación de espinas, el camino hacia el Calvario cargando con la cruz, la crucifixión y la muerte. Rezar estos misterios abrirá tu corazón para experimentar el profundo significado de la Pasión de Cristo y te ayudará a aplicarla a tu vida.

60) ¿Cuál es el significado del flashback en el que Jesús lava los pies a sus discípulos?
Jesús vino a servir y a enseñarnos cómo vivir. La lección que imparte en esta escena es que, a pesar de que Él es Dios, se humilla a sí mismo por nosotros; Él, el Señor del Universo, se hizo siervo de su Creación. Mediante esta acción de lavar los pies de sus discípulos Jesús nos muestra la naturaleza del verdadero amor: entregarnos a nosotros mismos y vivir para los demás. Si hacemos esto descubriremos quiénes somos verdaderamente. El camino del amor es el sacrificio: la entrega de la propia vida por los demás por caminos pequeños y grandes, incluyendo el acto humilde de lavar a otros los pies.

61) Por qué la película muestra a la mujer de Pilato dando a María un puñado de toallas?
Esto es un bello recurso artístico que visualmente representa una devoción a la preciosa sangre de Cristo: la sangre que fue derramada por nosotros, la sangre que nos salva. La Biblia dice «por las heridas [de Jesús] hemos sido curados» (1P 2,24) María, como madre, demuestra aquí más que un justo amor maternal hacia su Hijo; muestra que comprende la sacralidad de su sangre.

62) En la escena en la que Jesús salva de ser lapidada a la mujer sorprendida en adulterio, le vemos escribiendo en la arena. ¿Cuál es el significado de este acto? Esta escena está tomada directamente del Nuevo Testamento (Jn 8,3-11). Algunos teólogos y biblistas han especulado que Jesús estaba quizá escribiendo los pecados de los hombres que estaban a punto de lapidarla. Otros notan que la acción de Jesús evoca a Quien dio la Ley en primer lugar sobre el monte Sinaí, ya que el Éxodo describe los Diez Mandamientos (incluyendo «No cometerás adulterio») escritos en piedra por el «dedo de Dios». Por eso es adecuado que Quien dio la Ley ahora otorgue misericordia. Sea lo que sea de este incidente tenemos las desafiantes palabras «El que esté sin pecado... que le tire la primera piedra» (Jn 8,7).

63) La película representa a Jesús hablando en su lengua nativa, el arameo, hasta que habla ante Pilato. ¿Por habla de repente a Pilato en latín cuando dice «no tendrías poder sobre mí si no se te hubiera dado de lo alto»? Aquí el director puede haber pretendido realizar un propósito profundo, a saber, demostrar la divinidad de Jesús haciendo que hable una lengua que nunca estudió, una lengua desconocida para él a nivel humano. Oír hablar a un judío hablarle con facilidad en su propia lengua debió haber sido muy llamativo para Pilato y le habría hecho preguntarse quién era Jesús realmente. También es posible que Jesús haya podido saber algo de latín y griego puesto que vivía en un área con gran cantidad de etnias y lenguas. Sin embargo, aquí la cuestión es que un recurso artístico se usa para mostrar la divinidad de Jesús.

64) ¿Pensó Pilato que al exclamar «Ecce homo!» («Aquí tenéis al hombre») y mostrar el tormento de Jesús se satisfaría la sed de sangre de la multitud? Aquí vemos un contraste vivo entre un hombre, al que todavía le queda una brizna de compasión en su corazón situado contra una turba en ebullición cuya apetencia de un espectáculo mayor no puede ser satisfecha. Tristemente esta es una representación perceptiva de la condición humana: nuestra apetencia hacia el pecado y el vicio, una vez que los consentimos, crecen aún más y nunca pueden ser, en última instancia, satisfechos.

65) ¿Por qué se establece un contraste entre el «lavado de manos» de Pilato y Jesús purificando sus manos en la Última Cena? «Lavarse uno las manos» de responsabilidad por algo es una expresión popular en nuestra cultura que viene directamente de este acontecimiento histórico. Pilato «se lava sus manos» de la inminente crucifixión de Jesús para mostrar que, en su mente no carga ninguna responsabilidad por ello (cf. Mt 27,24). En este acto simbólico Pilato dice que ha intentado hacer lo que es justo y ha soltado a Jesús pero que las autoridades del Templo y la muchedumbre lo se lo habrían permitido. Ahora él nada tiene que ver con el tema; lo que suceda no es culpa suya. El contraste aquí apunta a la diferencia crucial entre cumplir un deber dado por Dios (Dios requiere en el Antiguo Testamento que el pueblo purifique sus manos antes de comer) y evitar la responsabilidad que Dios le ha dado a uno (juzgar justamente).

66) ¿Por qué uno de los condenados con Jesús se burla de que Jesús abrace su cruz?
El ladrón condenado que se burla de Jesús evidentemente no entiende que el sufrimiento se debe abrazar si queremos crecer en nuestro amor y confianza de Dios. En la providencia del Padre todo coopera para el bien de los que le aman. Aunque podemos aceptar sufrir como resultado de nuestras propias pobres elecciones, es el sufrimiento que nos viene al encuentro sin falta por nuestra parte el que puede probar severamente nuestra fe. Los caminos de Dios superan nuestro entendimiento. Pero nuestra fe cristiana nos enseña la necesidad de abrazar la cruz, de aceptar todo lo que Dios permite que suceda de manera que podamos ser purificados de nuestra voluntad propia y conformados con su voluntad más plenamente. Éste es el camino de la santidad y de la salvación.

67) En un momento, en el camino hacia el Calvario, Jesús parece que casi acaricia su cruz. ¿Lo he visto bien? De nuevo, tan absolutamente maldito como es esto para nuestras modernas sensibilidades, la Iglesia católica reconoce el valor redentor del sufrimiento. Jesús enseña que el sufrimiento es ineludible y transformador y necesitamos acogerlo y abrazarlo. Tiene valor redentor cuando lo ofrecemos a Dios, significando que participamos con Dios en la expiación de nuestros pecados (cf. Col 1,24).

68) Mientras Jesús carga con su cruz, el director mezcla imágenes entre el demonio y María caminando con él, en lados opuestos, en medio de la multitud. En un cierto momento sus ojos se encuentran en un intercambio impresionante de silencio. ¿Qué es lo que sucede aquí? Los católicos reconocen la obediencia de María a Dios como la antítesis de la rebelión del demonio contra Dios. Esto es un shock para mucha gente que cree que el demonio es lo opuesto a Dios. Pero nada se opone a Dios, ya que Dios no tiene iguales. Tampoco, separada de Dios, pudo ser María opositora del demonio ya que el demonio, como ángel que es, es mucho más poderoso que cualquier ser humano, naturalmente hablando. Pero María es «la llena de gracia» como Gabriel la llama. Ella está llena de la vida de Dios y por eso puede enfrentarse al demonio, no sólo durante la Pasión, sino por nosotros también, ahora que ella está glorificada en el cielo. El ángel Gabriel se le aparece cuando era una joven, y le anuncia la voluntad de Dios de que se convierta en la madre del Mesías. Su «sí» a Dios trajo al mundo el regalo de la salvación: el Hijo encarnado de Dios, Jesús. Su «sí» inmediato a Dios se sitúa en oposición directa con el rechazo de Lucifer a la voluntad de Dios. El «sí» de María también se coloca en fuerte contraste con el «no» de Eva a Dios en el Jardín de Edén. Mientras que en el libro del Génesis Eva es seducida por el demonio, María frustra los planes del demonio al aceptar la voluntad de Dios para su amado Hijo. Por este motivo los cristianos se refieren tradicionalmente a María como «nueva Eva»: su «sí» (obediencia) a Dios borró el «no» de Eva (pecado y rebelión) y comenzó la restauración de la humanidad a la gracia.
Esta escena del camino de Jesús hacia el Calvario ilustra la batalla que estaba teniendo lugar (y todavía tiene) entre María y el demonio. El demonio desprecia a María por su papel al dar al mundo a su Salvador, su pureza de corazón, su papel como intercesora ante Dios y su total fidelidad. La evidencia de este odio hacia «la mujer» se revela tanto al comienzo como al final de la Biblia. En el Génesis, oímos que Dios revela: «Pondré enemistad entre ti (el demonio, representado por la serpiente) y la mujer» (Gn 3,15). En el libro del Apocalipsis vemos que el demonio (representado por el dragón) desea devorar al niño de la mujer, pero ella huye al desierto (cf. Apoc 12,6). La «mujer» de la que se habla aquí es una alusión, no sólo a María, la mujer especialmente escogida por Dios, sino a Israel, la «Virgen Hija de Sión», de la que María es un ejemplo supremo, y a la Iglesia, de la María es un icono e imagen suprema.

69) ¿Adoran los católicos a María? No. Los católicos honran a María y la reconocen como la más grande de todos los santos. Ella es, simplemente, la nueva «Arca de la Alianza», la vasija que Dios escogió para llevar a su Hijo, y por eso merecedora de gran respeto y devoción. Igual que el Arca de la Alianza en el Antiguo Testamento contuvo la palabra de Dios (las tablas de los Diez Mandamientos) y el pan del cielo (el maná), así María llevó en su seno la Palabra de Dios y el Pan del Cielo: Jesús. Por su especial cercanía a Dios, los católicos solicitan su intercesión especial ante Dios a favor nuestro. Por este motivo, en gran medida, la devoción a María es tan importante para nuestra vida espiritual.

70) He oído hablar de las estaciones del Viacrucis y creo que conmemoran algunos de los acontecimientos que se ven en la película. ¿Qué son exactamente las estaciones?
Una devoción tradicional y popular católica, el Viacrucis, se ha practicado llena de devoción de una u otra forma a lo largo de mil años. Las estaciones evocan catorce acontecimientos clave, o puntos, a lo largo del camino de Cristo hacia el Calvario, el lugar de su crucifixión. Nos permiten «caminar» espiritualmente con Jesús durante sus horas finales. Entre los acontecimientos que se conmemoran se incluyen la condena de Jesús por Pilato, Jesús cargando con la cruz y cayendo tres veces, y su encuentro con su madre. La oraciones que se rezan hoy varían; hay muchas «versiones» de estas oraciones. Algunas son reflexiones compuestas por santos hace siglos, otras son más contemporáneas en su formulación. Las imágenes de las estaciones del Viacrucis s pueden encontrar en casi todas las iglesias católicas del mundo. Aparecen en diversos estilos artísticos, tanto antiguos como modernos.

71) ¿Qué distancia tenía el camino de Jesús hasta el Calvario?
El camino del Calvario es conocido como Vía Dolorosa o «Camino de los dolores». Este camino desde el Pretorio (el atrio del juzgado romano) hasta el Calvario, la colina que fue el lugar de la crucifixión, tiene aproximadamente 800 metros. Su superficie debía ser muy escarpada y llevar un pesado leño —después de la flagelación en la columna—, debió ser extremadamente difícil para Jesús. A lo largo de los siglos, millones de personas han caminado a lo largo de este camino como devoción a la Pasión. Si vas a Jerusalén, diariamente se hacen peregrinaciones desde el Monasterio de la Flagelación hasta el Calvario.

72) Mientras que Jesús lleva la cruz, una mujer irrumpe de entre la multitud para ayudar a Jesús y limpiar su rostro. ¿Quién es esta mujer? Su nombre es Verónica. El acontecimiento, aunque no está revelado en la Biblia, es una historia popular que ha sido contada una y otra vez y celebrada por los creyentes.

73) ¿Es la escena en que la cara sangrienta de Jesús se imprime en el velo de la Verónica como recurso artístico del realizador? No. De acuerdo con el dato histórico, el velo de la Verónica ha sido visto y venerado durante siglos. Algunos especulan que esta imagen es la fuente primaria para entender cómo aparecía Jesús realmente. En la tradición cristiana, Verónica guardó el velo y descubrió sus propiedades curativas. Se dice que curó con el velo al emperador romano Tiberio de una enfermedad y luego la dejó al cuidado del papa Clemente (el cuarto sucesor de san Pedro) y a sus sucesores.

74) Ha sobrevivido el velo de la Verónica hasta nuestros días? Existen algunas preguntas sobre si el velo de la Verónica está actualmente en la Basílica de san Pedro, como se pensaba tradicionalmente. Allí, junto al altar mayor, se encuentra la estatua de la Verónica con una inscripción latina que dice que el velo se ha conservado dentro. Una historia breve: tan pronto como en el siglo cuarto, los documentos de la Iglesia reflejan la existencia del velo y en el Año Santo de 1300, el velo de la Verónica fue expuesto públicamente en Roma. El velo se describía típicamente cómo hecho de un material fino con una imagen en ambos lados de una persona con ojos abiertos con la cara llena de sufrimiento y con manchas visibles de sangre. La dificultad histórica comienza en 1608 cuando la capilla donde se guardaba el velo fue destruida por el papa Pablo V al reconstruir la Basílica de san Pedro. En este momento, algunos especulan que el velo fue robado. En 1616, el papa Pablo V prohibió copias del velo de la Verónica que no estuvieran hechas por un canónigo (sacerdote) de la Basílica de san Pedro. De hecho, todas las copias hechas posteriormente llevan la imagen de Cristo con sus ojos cerrados, aunque las imágenes primitivas muestran a Cristo con sus ojos abiertos. Así, la respuesta breve es que los investigadores permanece con la incertidumbre de si el velo ha sobrevivido.

75) No pude evitar notar que los cuatro principales caracteres femeninos en la película están presentadas bajo una luz muy positiva. ¿Es esto una inclinación hacia la corrección política por parte del realizador? La representación positiva de las mujeres en la película fue intencionada por parte del director. Pero lejos de ahondar en ninguna reclamación de corrección política, el director está reflejando, en cambio, una mezcla de enseñanza y piedad católicas comunes en estas mujeres. La Escritura nos dice que la Virgen María y María Magdalena estuvieron presentes en la Pasión de Cristo. La tradición piadosa católica también incluye las figuras de Verónica y Claudia, la mujer de Pilatos. Tanto en la Escritura como en la Tradición están de acuerdo en que casi todos los hombres de la vida de Cristo (con la excepción del apóstol Juan) huyeron. Esto es un hecho que merece mayor consideración y meditación.

76) ¿Quién es el hombre que ayuda a Jesús a llevar la Cruz? ¿Se le menciona en la Biblia?Sabemos por la Biblia que fue Simón de Cirene, una ciudad situada en la costa del norte de África. Parece que era un peregrino en Jerusalén por la fiesta de Pascua, ya que los Judíos de muchos sitios se reunían en estos días festivos importantes. La mención de Simón en la Escritura es breve. Se nos dice simplemente que era al que «forzaron» los soldados romanos para ayudar a Jesús a llevar la cruz (cf. Lc 23,26), aunque el evangelio de Marcos también nos habla de los nombres de sus hijos, Alejandro y Rufo (cf. Mc 15,21). La tradición católica, sin embargo, nos sigue diciendo que este hombre escogido en el plan de Dios para jugar un papel tan íntimo en aliviar la carga de Jesús, experimentó una conversión profunda al Cristianismo. En cierto sentido, Simón de Cirene nos representa a todos nosotros: todos estamos llamados por Jesús a tomar nuestra cruz diariamente y a seguirle (cf. Lc 9,23). Jesús nos invita a cada uno de nosotros a participar en su Redención a través del ofrecimiento sacrificial de nuestras vidas.

77) ¿En qué punto de su ministerio público dijo Jesús “Si sólo amáis a los que os aman, qué recompensa hay en ello»? El Sermón de la Montaña (que se encuentra en Mateo, capítulos 5-7) anuncia la llegada del Reino de Dios y resume el corazón de las enseñanzas de Jesús. La cita en cuestión está en Mt 5,46, en la que Jesús trata la verdadera naturaleza del amor.

78) Escuché a un historiador decir que Jesús sólo llevó el travesaño de la cruz —la parte horizontal de la cruz— camino del Calvario. ¿Por qué la película le muestra portando la cruz entera? En la práctica romana, era costumbre que los condenados a la crucifixión llevaran sólo el travesaño –el patibulum- al lugar de ejecución. Una vez allí, el travesaño horizontal sería unido al poste vertical y se levantaría la cruz entera. Luego es casi seguro que Jesús hubiera hecho lo mismo.Sin embargo, y ya que tanto arte cristiano a lo largo del milenio pasado nos muestra a Jesús llevando la cruz entera, el director optó por representarle llevando la cruz de esta manera. El travesaño, que pesaría normalmente entre 25 y 50 kilos, habría sido suficiente tortura. La decisión del director no parece ser un intento de empeorar las cosas, sino de hacer uso de una imagen ya existente en la mente del espectador para conectar con el hecho histórico.

79) ¿No habrían estado los clavos atravesados en las muñecas de Jesús —no en sus manos— para soportar el peso de su cuerpo? La película muestra los clavos atravesados en sus manos. Durante una típica crucifixión romana, se entiende, en general, que los clavos estaban colocados en las muñecas y no en las manos. La decisión del director de mostrar los clavos atravesados en las manos de Cristo es también otro ejemplo de licencia artística, probablemente elegido por la misma razón que Jesús está representado llevando la cruz «entera»: la influencia del arte cristiano, que ha mostrado tradicionalmente a Jesús con los clavos en sus manos. Las dos posibilidades son tremendas igualmente, por lo que la elección del director tiene pocas consecuencias. (Es interesante notar que el lienzo de Turín es históricamente preciso en este punto: el hombre cuyo cuerpo aparece en el lienzo tiene marcas en su muñeca, no en sus manos.)

80) ¿Aparece el director, Mel Gibson, en la película? Sí. Se ve la mano izquierda de Gibson sosteniendo el clavo que se pone en las manos de Jesús. Ha explicado que lo hizo para dramatizar el punto que era su propio pecado, al menos en parte, el que crucificó a Cristo.

81) ¿Qué más conocemos de la práctica romana de la crucifixión? Tras la llegada al lugar de ejecución, la típica crucifixión romana empezaba quitando las ropas de la persona y fijando las muñecas al travesaño con largos clavos. Los pies del condenado serían entonces clavados a una pieza de madera unida a la viga vertical. Aunque todo esto era atrozmente doloroso, ninguna de estas heridas sería fatal. La muerte vendría por agotamiento y asfixia debido al peso del cuerpo de la víctima. Esta se ahogaría literalmente. Los mismos romanos reconocían tan claramente la crueldad excepcional de la crucifixión como método de ejecución que los ciudadanos romanos convictos por grandes crímenes y sentenciados a muerte eran siempre decapitados, nunca crucificados.

82) ¿Por qué el horrible y desagradable pájaro aparece en la escena de la crucifixión?
Para proporcionar otro detalle histórico. Los pájaros carnívoros y aves de rapiña irían a las víctimas crucificadas. Se cree también que algunas víctimas murieron de ataques de perros. La suerte del «mal ladrón» también se menciona para contrastar con la del «buen ladrón», que en la Biblia profesa creer en Cristo en la hora undécima y Jesús le asegura un sitio en su Reino.

83) ¿Por qué la película muestra una escena de la Ultima Cena durante la crucifixión?
La forma en que Jesús celebró la comida de Pascua (es decir, la Última Cena) con sus apóstoles significaba completar la Antigua Alianza. Declaró que el pan de Pascua era su cuerpo y el vino su sangre. Pidió que este nuevo ritual fuera hecho en memoria suya. Conocemos esto hoy como la Eucaristía o la Santa Comunión. Jesús habla largamente en el capítulo 6 del Evangelio de Juan sobre su carne como verdadera comida y sangre verdadera bebida, asombrando a la vez a muchos de sus seguidores. El único y entero sacrificio de su cuerpo en la cruz se representa tangiblemente en la tierra por el sacrificio del altar, el pan y el vino que se convierten en Cuerpo y Sangre. A este ritual se le llama «la fracción del pan» en el Nuevo Testamento (Hch, 2, 42) y en los escritos de los primeros padres de la Iglesia. Se le da un nuevo significado a la Pascua porque su propósito ha sido cumplido. El Hijo de Dios —el sin mancha, el Cordero sin pecado— se ha convertido en el sacrificio. Se requiere celebrar la cena de Pascua de esta nueva forma —la Eucaristía—, para tener vida dentro de ti. «Soy el Pan de Vida; el que viene a mí no tendrá hambre» (Jn 6,35). Cf. Jn 6,22-71 para la explicación completa de Jesús de esta enseñanza central.

84) Por favor explique la extraña escena en la que la cruz sobre la que Jesús acaba de ser clavado está en el aire aunque permanece suspendida sobre el suelo. La venerable María de Ágreda (1602-1665), monja española, incluye este detalle sorprendente en sus escritos místicos sobre la vida de María, la madre de Jesús. La película pide prestado detalles pictóricos de sus trabajos y de las meditaciones de la venerable Ana Catalina Emerich (1774-1824) sobre la Pasión de Cristo. Las «visiones» de estas dos monjas tienen a veces un significado más simbólico que literal. Mientras que la Iglesia Católica nunca ha declarado que fueran revelaciones sobrenaturales, ha permitido su publicación. Durante siglos han inspirado verdadera devoción sobre las verdades de la fe.

85) ¿Murió Jesús más rápidamente de lo normal para una crucifixión? Parece que sí. La Biblia dice que Jesús estuvo en la cruz durante tres horas antes de morir (cf. Mt 27,45-46) —un corto período de tiempo relativo considerando que muchos deliraban durante días antes de morir. Da credibilidad a la creencia de que su azotamiento fue mucho más brutal que lo normal y que, por tanto, aceleró su muerte.

86) ¿Qué palabras están escritas en el cartel clavado encima de la cabeza de Jesús?
Colocado en la cruz por orden de Poncio Pilato y escrito en hebreo, latín y griego, el cartel reza: «Jesús de Nazaret, Rey de los judíos» (cf. Jn 19,19-20). Las letras vistas normalmente en un crucifijo son INRI —una abreviatura del latín Iesus Nazarenus, Rex Iudaeorum. Aunque no reflejada en la película, la Biblia nos dice que los jefes judíos volvieron a Pilato para pedirle que cambiara el cartel y que dijera: «Este hombre ha dicho, “Yo soy el Rey de los judíos”» (Jn 19,21). Pero Pilato los rechazó diciendo: «Lo que he escrito, escrito está» (Jn 19,22). La Iglesia de la Santa Cruz de Roma atesora algunas reliquias de la Pasión, incluida la que parece ser una pieza de este cartel.

87) ¿Qué significan las palabras dramáticas de Jesús en la cruz, «Eloi, Eloi, lama sabachthani»? Son las palabras arameas que significan «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Desde lo más profundo de su naturaleza humana, Jesús grita de angustia a su Padre. Algunos han malinterpretado estas palabras para decir que Jesús había perdido la esperanza y que no había esperado la crucifixión. Debemos tener cuidado aquí, sin embargo, para no llegar a una conclusión confusa sobre Jesús, a saber, que no es divino o es alguien menos que Dios. Esto no es el significado propio de sus palabras de abandono. Jesús, como Persona divina, conocía el plan de salvación de toda la eternidad; comparte la misma naturaleza que el Padre y el Espíritu Santo. Más bien, lo que vemos aquí es la verdadera humanidad de Jesús. No sólo se parecía a nosotros, sino que sentía todo lo que nosotros sentimos. El dolor que experimentó en la cruz no era sólo físico, era profundamente espiritual al asumir el peso de todos los pecados humanos, pasados, presentes y futuros. Aunque haya experimentado una gran desolación emocional así como sufrimiento físico en la cruz, las palabras «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» son, de hecho, las primeras palabras del salmo 21. Jesús apunta aquí al hecho de que lo que le está ocurriendo es el cumplimiento de este salmo profético, que predice sus manos y pies agujereados y la suerte de sus ropas. El salmo concluye con una proclamación triunfal y confiada en la reivindicación final por parte Dios.

88) ¿Nos da la película todo lo que Jesús dijo en la cruz? No, no todas sus palabras están incluidas en La Pasión de Cristo. Para conocer la lista completa de las siete últimas «palabras» de Jesús, cf. Apéndice C -Las siete últimas palabras de Cristo.

89) Explique por qué la película escenifica el ofrecimiento de vino de Jesús en la última Cena como su sangre caída al pie de la cruz.
Cuando Jesús levantó el vino en la Última Cena, dijo, «Bebed todos de él, porque esta es mi sangre de la alianza, que será derramada por muchos para remisión de los pecados» (Mt 26,28). Este derramamiento de la sangre de Jesús en la cruz constituye el sacrificio necesario para reparar todos los pecados de la humanidad. Debido a la petición de Jesús «Haced esto en memoria mía», la Eucaristía tiene lugar cada día en cada altar en cada iglesia católica del mundo, así como en la liturgia de la Iglesia ortodoxa.

90) ¿Fue Jesús realmente burlado por uno de los criminales crucificados a su lado, o aparece en la película para proporcionar un efecto dramático? La Biblia constata que uno de los hombres le dijo «¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! (Lc 23,39). La tradición católica llama al otro crucificado —«el buen ladrón»—Dimas. Él contesta a las palabras del primer ladrón diciendo: «¿Acaso no temes a Dios, que estás con la misma condena? Y nosotros justamente; estamos recibiendo lo que merecemos a nuestras fechorías; pero este hombre [Jesús] no ha hecho nada malo… Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu reino» (Lc 23,40-42). Jesús contesta a Dimas con estas palabras: «En verdad, te digo, que hoy estarás conmigo en el Paraíso» (Lc 23,43). El perdón de Dimas da a todos los cristianos esperanza en el poder salvífico de la fe. ¡Incluso en la hora de la muerte es posible pedir y recibir perdón por nuestros pecados confiando en Jesús!

91) Si de hecho fue Dios, ¿por qué no hizo Jesús otro milagro bajando de la cruz? ¡Seguramente habría suscitado creyentes de entre sus enemigos! No necesariamente. Lázaro acababa de ser resucitado por Jesús en espectáculo público enorme después de llevar muerto en la tumba cuatro días (cf. Jn 11). Un ciego fue curado justo en medio de Jerusalén (Jn 9). Los enemigos de Cristo respondieron llamando al ciego mentiroso y echándole de la sinagoga. Claramente, las muestras espectaculares no siempre inspiran fe. Ver no significa siempre creer. Pero, más aún, si Jesús hubiera bajado de la cruz, habría anulado la verdadera razón de su venida al mundo: para salvarnos de nuestros pecados y hacernos posible la vida eterna en el cielo. Necesitaba permanecer en la cruz hasta la muerte para ofrecer la reparación sacrificial requerida para conciliarnos de nuevo con Dios y romper nuestra esclavitud del pecado.

92) ¿Cuál es el significado de las últimas palabras de Jesús a su madre y al apóstol Juan? Al decir «Mujer, he ahí a tu hijo, y a Juan (el discípulo amado» como el evangelio le llama), «He ahí a tu madre» (Jn 19, 26-27), Jesús establece a su madre María como madre espiritual de todos los cristianos. Sabemos tanto por la Biblia como por la Tradición, que Juan no era el hijo biológico de María, luego las palabras de Jesús no pueden tomarse literalmente. Juan el Evangelista describe este incidente porque quiere que nosotros nos veamos allí en su lugar. María, madre de Jesús, se nos da como madre. Para información adicional sobre cuestiones teológicas sobre María, ver la sección de Fuentes.

93) ¿Por qué Jesús dijo «Está cumplido», mientras permanecía en la cruz? Aquí hay una importante conexión con el cumplimiento de la Pascua. Durante el rito de Pascua, se bebían cuatro copas de vino. Sorprendentemente, los evangelios sólo describen a Jesús bebiendo tres copas. Luego, Él dice a sus discípulos, «Os digo esto desde ahora, porque no beberé del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios» (Lc 22,18). Luego parten hacia Getsemaní, con la liturgia de Pascua sin terminar. Jesús es detenido, el drama de Pascua desplegado, y cuando está a punto de ser crucificado, le ofrecen vino drogado que Él rechaza. Pero finalmente, cuando Jesús se acerca a su muerte, ocurre algo pequeño pero extremadamente significativo: «Después de esto Jesús, sabiendo que todo estaba terminado, dijo [para cumplir la Escritura], “Tengo sed”. Había una vasija llena de vinagre; así que pusieron una esponja mojada en vinagre y se lo acercaron a la boca. Cuando Jesús recibió el vinagre, dijo “Está cumplido; e inclinando la cabeza entregó su espíritu» (Jn 19,28-30). En resumen, Jesús no concluyó la Pascua en la Última Cena. La acabó cuando murió en la cruz y «entregó su espíritu», el Espíritu que ahora nos da en el Bautismo.

94) ¿Por qué hay oscuridad y tormenta y un terremoto cuando muere Jesús? Para dar cuenta de la magnitud de lo que ocurrió: la muerte del Dios-hombre. Esto no son añadidos dramáticos de la película. Tanto la oscuridad como el temblor de tierra están descritos en el Nuevo Testamento (cf. Mt 27,45-54). Más aún, en el Antiguo Testamento, el profeta Amós habla de oscuridad y temblor de tierra. «No temblará la tierra por esto….En aquel día, dice Dios el Señor, haré ponerse el sol a mediodía, y cubriré la tierra de oscuridad en pleno día» (Am 8, 8-9).

95) ¿Qué ocurre en el Templo que tanto sorprende a los líderes judíos? El velo del Templo se rasgó en dos de arriba abajo revelando el sagrado «Santo de Santos», en la que reside la presencia de Dios y al que ningún hombre estaba permitido que entrara, salvo el Sumo Sacerdote una vez al año en Yom Kippur (el día de la expiación). Con la muerte de Cristo, que es el Sumo Sacerdote verdadero y el verdadero Sacrificio, la separación entre Dios y el hombre termina, y podemos acercarnos a Él sin miedo y tener comunión con él mediante la gracia.

96) ¿Por qué el demonio reacciona de manera tan frenética por la muerte de Cristo en la cruz? Parece que el demonio, en la temerosa soledad que representa la escena, está expresando venganza y tormento por su derrota. La predicción del demonio en el Huerto sobre la incapacidad de un hombre para «soportar el peso del pecado» es falso: Jesús, de hecho, fue capaz de soportar la Pasión y cumplir su misión redentora. El demonio fue totalmente derrotado en el Calvario.

97) Parece que hay una conversión de un soldado romano al final ¿Qué sabemos de él?
La Escritura nos habla de que uno de los soldados presentes en la crucifixión se conmovió tanto por la manera de morir Jesús que declaró: «Verdaderamente era un hombre bueno». Otro escritor del evangelio nos dice que dijo, «¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!». La tradición católica nos cuenta que este soldado se convirtió al cristianismo. El libro y la película The Robe (La Túnica) muestran a este soldado como ganador del lanzamiento de dados por la túnica de Jesús.

98) El extremo dolor escenificado al final de la película de María al pie de la cruz mirándonos mientras sostiene a su Hijo muerte es muy impactante ¿Qué significa? Uno podría argumentar que esta escena es la equivalente cinematográfica a la Piedad de Miguel Ángel en su belleza y patetismo. Lleva al extremo, a través de la mirada dolorosa y cariñosa de María, el hecho de que nuestros pecados mataron a su Hijo, pero que su muerte ha traído esperanza a la humanidad.

99) La película acaba con la Resurrección. ¿Creen los cristianos realmente que Jesús resucitó de entre los muertos? Sí, sí lo creemos. La Resurrección es uno de los dogmas más importantes de la fe católica. San Pablo afirma esto de una forma más elocuente en su primera carta a los Corintios: «Si Cristo no ha resucitado [de entre los muertos], entonces nuestra predicación es en vano y nuestra fe es en vano» (1 Co 15-14). Sólo en su Resurrección Jesús conquista el poder de la muerte y nos da la esperanza de que nuestros propios cuerpos resucitarán. Por tanto, nuestra esperanza de vida eterna, se apoya en nuestra creencia en la resurrección de Cristo.

100) ¿Qué ocurre después de que Jesús dejase la sepultura? ¡Lee los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles para averiguarlo!

Autor de las preguntas y respuestas: Tom Allen
Traducción al español realizada por Pablo Cervera Barranco y Pilar Cervera Barranco

Volver al índice de las películas

Desde el 5 de Octubre de 1998, usted es el visitante nº del Web Católico de Javier

Subscríbase gratis a la lista de correo de Web Católico de Javier para recibir las novedades semanalmente.

eXTReMe Tracker