EL ORFEBRE DE LA VIDA

Un rey poseía un diamante muy valioso, uno de los más raros y perfectos del mundo. Un día el diamante cayó desde una gran altura y la superficie se rayó en una de sus caras.

El rey llamó a los mejores joyeros y orfebres del continente, para que intentaran corregir la imperfección. Sin embargo, todos coincidieron en que no podrían retirar el arañazo sin cortar una buena parte de la superficie, reduciendo así el peso y el valor del diamante.

Finalmente, apareció un orfebre, no tan famoso, que afirmó que podría reparar el diamante sin problemas:


- Observé mucho al mayor orfebre de todos y, con él, aprendí mucho. Puedo garantizarle que sabré reparar el diamante sin reducir su valor.

Su confianza era tanta que, convencido, el rey entregó el diamante al hombre.


Después de algunos días, el orfebre volvió con el diamante y se lo mostró al Rey. Éste quedó gratamente sorprendido al descubrir que el arañazo tan feo había desaparecido y en su lugar, había sido tallada una bella rosa.


El arañazo anterior se había vuelto el tallo de una bella flor!


El rey, entusiasmado, dijo al orfebre:
- ¡Qué bello trabajo, qué óptima idea! Dígame, ¿quién es ese gran orfebre que es su maestro?


Y el orfebre respondió:
- Dios, el orfebre de la vida.


Dios está siempre con nosotros, si se lo permitimos, transformando nuestros arañazos en algo bello.

 

 

Volver a la página principal de Web Católico de Javier

Reflexiones de valores

Firmar en el libro de visitas

Subscríbase gratis a la lista de correo de Web Católico de Javier para recibir las novedades semanalmente.

eXTReMe Tracker